INSTITUTO TECNOLÓGICO DEL FUEGO®

 

 

 

Crece número de bomberos hispanos en EEUU

22 de Junio de 2006, 11:31am ET

Rosario Franco y muchos de sus familiares combaten los incendios forestales en el oeste de Estados Unidos desde hace años. Su hermano y su primo son bomberos. Su padre es contratista de cuadrillas.

En todo el país, cada vez más hispanos aceptan ese trabajo sudoroso, peligroso y sucio porque la demanda estacional es alta y la paga superior a la del campo.

Muchos _nadie sabe cuántos_ son indocumentados, pero Franco dice que ése no es problema suyo.

"Creo que nuestras cuadrillas son legales", dijo en su casa en esta población del valle de Willamette. "Mi tarea es hacer mi trabajo y es lo que hago".

No obstante, está claro que predominan los hispanos en muchas cuadrillas que combaten los incendios forestales.

Debby Miley, directora ejecutiva de la Asociación Nacional de Lucha contra los Incendios Forestales, que agrupa a los contratistas, dijo que el 75% de las cuadrillas provienen de los estados del noroeste.

Según el vocero del Departamento de Bosques de Oregón, Rod Nichols, el 85% de estos bomberos en Washington y Oregón son hispanos. Su oficina administra los contratos para combatir incendios en ambos estados.

No sucede lo mismo en todas partes. La Asociación Internacional de Incendios Forestales con sede en Dakota del Sur dice que el porcentaje de hispanos en las cuadrillas del noroeste supera el promedio nacional. El Servicio de Bosques en California y Hawai debe cumplir con una orden federal de elevar la participación de hispanos en las cuadrillas al 31,5%, del actual 10%.

En Oregón, dijo Nichols, el Departamento de Bosques trata de mantener una operación legal, "pero al mismo tiempo nos preocupa la posibilidad de perder todas esas cuadrillas" si el servicio de inmigración captura a muchos indocumentados.

Si bien hay suficientes bomberos, se presentan problemas en años de muchos incendios como 2002, cuando fue necesario llamar a la Guardia Nacional y pedir refuerzos a Canadá y Australia.

El Centro Hispánico Pew calcula que de los 300.000 hispanos en Oregón, la mitad son indocumentados. Si se aplicara ese porcentaje a las cuadrillas, la represión oficial podría privarlas de miles de bomberos.

Según Miley, los organismos de gobierno deben vigilar a los contratistas, pero éstos y sus empleados son demasiado numerosos para llevar toda la cuenta. También dijo que algunos contratistas menores contratan a sabiendas a los indocumentados para explotarlos, lo cual les da ventaja competitiva desleal sobre los contratistas que cumplen la ley.

El inspector general del Servicio de Bosques federal ha iniciado una campaña para identificar a los indocumentados que trabajan para los contratistas.

"No tenemos suficiente información para calcular la cantidad de trabajadores indocumentados contratados por las cuadrillas de bomberos", dijo la oficina del inspector general en un informe de auditoría en marzo.

Los contratistas no reciben ayuda de las autoridades federales para detectar los documentos de inmigración o identidad falsificados, dice el informe.

Los empleadores sólo piden documentos de identidad tales como el seguro social o el permiso de trabajo, y basta que parezcan reales para que puedan contratar al trabajador y verificarlo luego. Pero los documentos falsos se obtienen de manera fácil y barata.

La verificación federal de un número de seguro social puede demorar meses, pero eso está cambiando. Jim Walker, gerente de capacitación del Departamento de Bosques de Oregón, dijo que su oficina empezará a verificar rápidamente los números de seguro social a través de la internet.

Aparte de la situación legal de los inmigrantes, el trabajo del bombero plantea otro problema grave: el idioma. Los bomberos en situaciones de peligro deben ser capaces de comprender inmediatamente las órdenes y advertencias de sus superiores.

Las normas nacionales requieren que el jefe de la cuadrilla y tres supervisores de cada grupo de 20 hombres hablen inglés y el idioma de la cuadrilla.

Pero la auditoría no encontró garantías de que los supervisores no angloparlantes puedan comunicarse con los coordinadores y no existe una prueba de evaluación estándar de los conocimientos del idioma.

La región está tomando medidas para que los bomberos dominen ambos idiomas. El Clackamas Community College de Oregón City ha iniciado un programa para bomberos hispanos y para certificar que los jefes de cuadrillas pueden comunicarse con sus subordinados y sus superiores.

Esos certificados serán obligatorios en Oregón, Washington o el oeste de Idaho a partir de 2007.

http://www.univision.com/....................................................................................

 
Enviar correo electrónico a info@itfuego,com , con preguntas o  comentarios sobre este sitio Web.
Copyright © 2000/ 2014 -itfuego.com- I.T.F - Instituto Tecnológico del Fuego. Todos los derechos reservados